viernes, 23 de enero de 2009

Los amigos de Soraya

Hace un par de años los Salvadores de la PPatria nos protegían de terribles peligros y amenazas que ellos mismos se inventaban: España se rompe, el gobierno se rinde a ETA, ZP va a vender Navarra… Hoy, cuando los Cuatro Jinetes del Apocalipsis (los de verdad: el Paro, la Inflación, la Recesión y el Déficit) se acercan desde el horizonte a pleno galope, los Salvadores de la PPatria parecen estar muy atareados con otras cosas muy importantes, como es darse navajazos entre ellos. Y con tanta saña como la que ponían contra el gobierno.

Esta última semana (justo antes de que estallara el asunto de Los Hombres de Paco Granados) el asunto que más ha movido a nuestros Salvadores no han sido las cifras de desempleo, qué va, ni el inminente peligro de recesión. Sus comentarios más mordaces y furibundos han sido lanzados contra la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría (Soraya Sáenz de O’sea de Verdad Telojuro Poresnoopy, la llamo yo “cariñosamente”). Y todo por una sesión de fotos donde la chica ha salido muy “sepsi”, como ésta:


Las reacciones y comentarios de esos señores tan respetables de la derecha mediática son de los que nos dicen más de aquél que los pronuncia que de aquél al que van dirigidos. Pasen y lean, y díganme quién, de entre Soraya y sus críticos, ha quedado más retratado:


"Soraya: Stripper técnica interruptus, Ogino’s private dancer, hace como que frecuenta las tórridas industrias y oficinas de la noche" (José Luis Gutiérrez, alias "Erasmo", en El inMundo)


"Pose vagamente burdelaria / [que haga] un vídeo [porno] con Rajoy ‘engatusando’ a Soraya" (PPeo Mea, ex-GRAPO y reescribidor de Historia, en su bluaj)


"Parece que ha tenido una noche de borrachera y está en el suelo sin poder levantarse por efecto de la intoxicación etílica y apoyándose en una silla" (ctrl+César ctrl+Vidal, todólogo nocturno en la radio de Dios)


"Alguien podría decir que está impostando a alguna profesional de ese oficio más antiguo de la humanidad" (Agaputo Maestre en Intereconomía)


"Ella es el símbolo y la realidad de la derrota política del PP" (Fedeguico Jomeini Losanos, sorprendentemente comedido)


"Femme fatale / Zaplana nunca posó en tanga" (PPedrOjete PPiscinas, director de periódico amigo del PP: su comentario sería el más sensato si no fuera porque él mismo publicó el posado y dió la puñalada)


Joer, pues no veo yo que la cosa sea tan grave. A mí la foto me parece bien, hoyga. La chica es muy mona y ha quedado guapísima, y no veo por qué si hace estas cosas queda descalificada como dirigente política. Cosas de la estúpida moral puritana, que se rasga las vestiduras porque una diputada enseñe demasiada pierna al tiempo que justifica bombardeos indiscriminados a civiles (por poner un ejemplo). Soraya, yo te apoyo, en serio. También apoyé a las ministras cuando salieron en el Vogue mientras tú, con tu partido, las ponías a caldo, pero ya se sabe que el tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio y arrepentidos los quiere el Señor ese. Después de esto ya me cae mejor, la chica.


Y por ahí en el medio, Rajoy. Rajoy también ha dicho ahora (ya sabemos lo que significa la palabra “ahora” en un titular de El inMundo) que no debería haber criticado a las ministras de ZP por haber posado en el Vogue en su momento. A mí esta parte me divierte: no es más que otro escupitajo de Rajoy contra el viento que acaba de regresar a su cara: realmente la mentalidad de Rajoy es la misma mentalidad hipócrita y relamida de los que critican a Soraya, pero claro, es que ahora se trata de su Soraya, y bueno... cuando criticó las fotos del Vogue muchos pensamos que Mariano Rajoy era un completo botarate, pero ahora no es que lo pensemos, sino que ya es un hecho constatado e indudable, público y notorio, que Mariano Rajoy es un completo botarate.


Y volviendo al revuelo, pienso que hay motivos de sobra para criticar al gobierno en el campo económico, o si se prefiere criticar a la oposición por su estrategia; pero parece que nuestra derechona mediática se encuentra más a gusto en la maledicencia clásica y en los sermones moralistas, más propios de tertulias de famoseo y de prensa rosa (recordemos la que montaron, los mismos, sobre la ropa de la ministra de defensa, hace nada). Que sí, que vale, ya sabemos que no les gusta Soraya, pero cebarse en un asunto como éste revela que, en el fondo (o no tanto), PPedrOjete, Fedeguico y toda la banda sólo son unos marujos de programa de sobremesa venidos a más.


Que la critiquen por sus declaraciones, sus propuestas o su actuación política, que la pongan a caer de un burro por su labor de portavoz parlamentaria y directiva del PP, que la insulten todo lo que quieran, si quieren, por su trabajo como política, pero, por favor, que tengan un poco de dignidad y no rebajen el debate político a marujerías de patio de vecindad del tipo “mira la pinta que lleva la niña de Rajoy, que parece una pilingui”.


Y como post-data, recordemos que las fotos fueron sugeridas, pactadas y hechas por el mismo que ahora monta tanta escandalera, ese referente moral derechoso con corpiño y consolador llamado Pedrito Piscinas. Una trampa marrullera en toda regla. Espero que al menos la pobre Soraya, a partir de esto, haya aprendido con qué clase de gente se codea su partido y a qué ralea de personajes le han estado dando cancha tantos años. Cría cuervos…

3 comentarios:

Pequeño perdedor dijo...

Yo sugeriría regalarle a Sor Aya un pack con lo mejor del terror gore de los 70, un juego de cuchillos con borde de sierra, uno de los Libros de Sangre de Clive Barker, y dossieres exhaustivos con las direcciones, teléfonos, rutinas diarias y miedos ocultos de los que ahora la llaman de puta para arriba. Y una vez hecho eso, palomitas en el regazo y a verla montar su versión cañí de Audition con esa piara.

Fet dijo...

La idea de Pequeño perdedor es tan buena que casi parece tuya, Darth.

Blanca dijo...

Te olvidas de hacer algún comentario sobre el machismo galopante (además de la mojigatería) que hay detrás del Affaire Soraya, igual que en su día lo hubo detrás del Expediente Vogue o del cachondeo con los atuendo de la Vice. Que Zaplana (que nunca posó en tanga, como si Soraya lo hubiera hecho) se haya vuelto de color naranja de tanto solario no es nada destacable, pero que una política (la que sea) aparezca mona en una foto es un pecado de vanidad imperdonable. Hartita me tienen.

 
Dejen a nuestros ancianos tranquilos
19A-lomojó