sábado, 11 de julio de 2009

El tocomocho de los libros de texto

La mano del PP comienza a verse en Galicia, y no sólo en la política lingüística. El gobierno de Núñez Feijoo continúa empeñado en su tarea de demoler minuciosamente la obra del Bipartito, y le ha llegado el turno a una de las medidas más emblemáticas de Touriño, los libros de texto gratuitos. El caso es que el sistema venía funcionando desde hace años y funcionaba bien, pero el ya célebre "consejero" de Educación, Jesús Vázquez, ha decidido darle un "toque PP". ¿Por qué?

Bueno, la justificación oficial a este cambio es la habitual, la "austeridad", pero si algo estamos aprendiendo con Feijoo es que lo de la austeridad sólo se aplica como pretexto y cuando conviene: es como los pimientos de Padrón, que "uns pican e outros non". En esta ocasión el consejero ha querido recrearse con su ocurrencia y de paso ha atacado al Bipartito (todos sabemos que el PP de Galicia sigue en campaña electoral), diciendo que el sistema de Touriño era "populista".

¿"Populista"? Sí, "populista" e incluso "antisocial", ha dicho el consejero. Según Vázquez, el sistema del Bipartito, al ser universal, "perjudicaba a las rentas más bajas". Inmediatamente los fanboys y neoPPailáns han saltado a aclamar al consejero, diciendo que tiene razón, que "Touriño le estaba pagando los libros a los ricos". Ahora, la Junta le va a pagar los libros sólo a las rentas más bajas, lo que se está vendiendo como "verdadera política social".

¿UNA MEDIDA SOCIAL?

¿De verdad la Xunta del Bipartito "le pagaba los libros a los ricos"? Comparemos los dos sistemas:

Sistema del Bipartito: se compraban los libros de texto PARA LOS CENTROS, y los alumnos los empleaban en régimen de préstamo, tipo biblioteca, responsabilizándose de ellos (y nadie puede negar que eso es un valor educativo añadido). La medida era universal porque nadie tenía que comprar libros de texto, pero no porque “se los pagaran”, sino porque se había eliminado la necesidad de comprarlos, QUE NO ES LO MISMO. Sólo tendrían que pagarlos si los destrozaban o si renunciaban a ese sistema y decidían comprarlos por su cuenta. El Bipartito no les pagaba los libros A NADIE, ni a "ricos" ni a "pobres": eran para los centros y luego quedaban a disposición de todos los alumnos, sin importar si eran “ricos” o no, porque no adquirían una propiedad, sino un préstamo. ¿Acaso los “ricos” no tienen derecho a coger libros de una biblioteca pública? pues eso.

Sistema del PP: a partir de ahora la Xunta dará ayudas directas A LA COMPRA de los libros, para que luego se los queden en propiedad. Los libros ya no serán de los centros, y ahora sí se puede decir que van a "pagarle los libros" a alguien.

Vamos, que el cuento ese de que la medida es más "social" y más "progresista" que el sistema del Bipartito tiene corto recorrido, porque decir que el sistema del Bipartito era "antisocial" resulta un chiste... a menos que admitamos que las bibliotecas públicas son "antisociales", claro.

¿UNA MEDIDA AUSTERA?

Pero es que además, la otra excusa (la "austeridad") tampoco tiene mucho aguante. Con el sistema universal de préstamo de libros de texto del Bipartito, cada libro podía ser aprovechado sucesivamente por un promedio de 4 alumnos. Antes, con X dinero, se compraban libros para uso de CUATRO niños; pero ahora, si los niños se quedan los libros en propiedad, resultará que con X dinero sólo se comprarán libros para UN niño.

Con un sencillo cálculo se deduce que, si se quiere MANTENER el gasto, el número de beneficiarios de los libros gratis SE REDUCE A LA CUARTA PARTE (y antes alcanzaba a TODOS). De hecho, la Xunta ya ha anunciado que la gratuidad total sólo alcanzará al 25% de los alumnos (vamos, ha salido clavao). Pero claro, una reducción tan fuerte sería muy impopular, así que para compensar se ha decidido dar “ayudas progresivas” al resto de familias (pero ni siquiera a todas). Con esto se AUMENTA el gasto, y así el PP consigue que gastando MÁS dinero, menos familias accedan a libros de texto gratis.

Claro que el consejero Vázquez, como buen pepero, ha encontrado pronto la manera de maquillar esos números. ¿Cómo? Pues manteniendo una convivencia entre los dos sistemas durante unos años. Así, mantendrán el préstamo hasta que se acabe la "vida útil" de los libros que ya estaban comprados, y podrá disimularse el incremento de gasto, porque no se incrementará todo a la vez. Por ejemplo, siguiendo con las cuentas que llavmos: se puede mantener el gasto si se pagan los libros del 25% de menos renta y al resto se les mantiene el préstamo de libros. Incluso se puede hacer aparecer una "reducción del gasto" si se mantiene el préstamo a una parte de ese 25%, y venderlo como un gran éxito de la política de ahorro público del PP. Pero cuando en unos añitos eliminen totalmente el sistema de préstamo y el sistema del PP se muestre en todo su esplendor (y sobre todo, cuando ya no se hable del cambio de sistema) podremos ver si realmente el PP ha bajado el gasto en libros o no. Hasta que llegue ese momento, podrán "colárnosla" sin muchos problemas.

¿PERO POR QUÉ?

¿A qué viene este cambio a peor de algo que funcionaba bien? otro sencillo cálculo: si pasamos del sistema del Bipartito de “compra de 1 libro para uso de 4 alumnos”, al sistema PP de “compra de 1 libro para uso de 1 alumno“, el gasto total de Galicia en libros de texto se tendrá que MULTIPLICAR POR CUATRO: parte de ese aumento vendrá del mayor gasto de la Xunta para “ayudas”, como antes dije; pero el grueso vendrá de lo que tengan que poner los padres de su bolsillo. Así, la consecuencia de este nuevo sistema de ayudas a los libros de texto será LLENARLE LOS BOLSILLOS A LAS EDITORIALES.

Lo que, a fin de cuentas, es el verdadero objetivo de esta medida "social" del PP: cuando existía una forma mucho más eficaz y menos onerosa para todos de cumplir un mismo objetivo social (liberar a los padres del gasto en libros de texto), ellos han preferido un sistema que inyecte más dinero de los ciudadanos (y no sólo de “los ricos”) y de sus impuestos para que algún avispado empresario amiguete se pueda llenar (más) los bolsillos a nuestra costa.

En definitiva, que el nuevo sistema, vendido al público como una "medida social", resulta ser el timo del tocomocho.

Así es como gestiona el PP los servicios públicos, y muchos deberían haberlo pensado antes de votarles. Me pregunto cuántos de los que votaron a Feijoo, creyendo que con él iban a atar los perros con longanizas, tendrán que aligerar la cartera cuando llegue Septiembre (aunque muchos de ellos seguirán aplaudiendo rabiosamente a sus ídolos del PP). No sólo van a ser "los ricos", podemos estar seguros, pero ahí tienen lo que han votado.

2 comentarios:

Fet dijo...

Al igual que digo a los madrileños: ajo y agua.

Buen viaje, Maese Darth.

Juan dijo...

Y lo peor es que siguen teniendo su legión de zombis lobotomizados que apoyan todo lo que hacen.

Si mañana el PP decidiera reimplantar el derecho de pernada, habría auténticas avalanchas en las mercerías para comprar los pañuelos homologados por algún empresario textil amigo, porque seran los únicos que podrán demostrar oficialmente la virtud de las hijas.

 
Dejen a nuestros ancianos tranquilos
19A-lomojó